miércoles, 9 de octubre de 2013

La Fiesta Brava en Guayaquil

guillermoalbang

Al cumplirse los 193 años de la independencia de la ciudad de Guayaquil, realizamos una investigación de la historia taurina en la ciudad porteña, y no pocos datos son sorprendes y muy poco conocidos, lamentablemente en esta gran ciudad la fiesta brava ha perdido el impulso que tuvo hace varios años ya.

Abel Romeo Castillo, un destacado guayaquileño, publicó la memoria “La fiesta taurina en Guayaquil” en donde de manera certera y clara recoge varios episodios de la rica historia taurina en la “perla del pacífico”, episodios tan poco conocidos como que se llevó a cabo la primera feria taurina del Ecuador en Guayaquil, con tres festejos en la misma semana en el año de 1.944, como que se dio una corrida de toros en el estadio Capwell del Club Emelec de Fútbol, así como la muerte del un torero español en ruedos ecuatorianos, el diestro Ángel Puchol “Morenito de Valencia” que falleció precisamente un 9 de octubre de 1.953 en Guayaquil.

“La fiesta taurina en Guayaquil” de Abel Romeo Castillo

“De 1894 a 1904 existió la famosa plaza de La Victoria. Estaba en el sitio que indica su nombre. Era cuadrada con burladeros en la esquinas. Había sido construida por el empresario español Antonio Moya. Allí actuaron destacados toreros como Leandro Sánchez de León ‘Cachetas’, Gáspar Díaz ‘Lavi’, Zocato, Rebujina, Machío Trigo y Manuel Hermosilla, entre otros.

En 1906, se construyó, en donde hoy está ubicada la Piscina Olímpica, un elegante coso de madera al que se llamó Plaza de La Concordia. Era de tres pisos en cuartos reservados detrás de las barreras, al estilo de la antigua Plaza de Acho”.

En el primer piso alto estaban los palcos y, en el segundo, las localidades de general y de sol y sombra. Tenía cabida para 4 000 espectadores. Funcionó hasta 1917.

El aficionado porteño Vicente Cabezas Pérez construyó tres pequeñas plazas de toros: una, en el hipódromo donde toreó, en 1918, el insigne Manuel Mejías “Bienvenida”, que fuera figura taurina en España, en donde lo llamaban “el Papa Negro”.

Otra, a la orilla del Salado frente al American Park, en donde toreó nada menos que el “Divino Calvo”, como también le llamaban a Rafael Gómez “el Gallo”, en Guayaquil, realizó una gran faena.

En 1944, se inauguró una nueva plaza con el nombre de Coliseo Velazco Ibarra, ubicada en la manzana que actualmente ocupa el Colegio Municipal de Bellas Artes. Los empresarios fueron los hermanos periodistas Manuel Eduardo y Abel Romeo Castillo. Ahí se celebró la primera feria taurina realizada en el Ecuador, con tres corridas en una misma semana: el 8,10 y 12 de octubre de ese año. En esta plaza, se celebraron varias temporadas taurinas. En una de ellas, torearon el famoso diestro Cayetano Ordóñez “el Niño de la Palma”y su hijo Cayetano. Funcionó hasta 1959.

En 1952 se construyó una graciosa plaza de toros que bautizó con el nombre de La Macarena, situada a orillas del Estero Salado, junto al puente Cinco de Junio. En 1953, en la corrida del 9 de octubre, un toro de media casta de la ganadería nacional Tous , corneó gravemente al matador español Ángel Puchol “Morenito de Valencia”, quien falleció esa noche. La plaza funcionó hasta 1960.

Luis Miguel Dominguín actuó en una corrida improvisada en el estadio Capwell, en donde los toros se salieron del improvisado redondel y los toreros tuvieron que perseguirlos por toda la cancha de fútbol. La revista Life en español reseñó el accidentado espectáculo.

En los años 1960, 1970 y hasta en 1980, se organizaban corridas de toros en las plazas del Club Nacional, las portátiles Santiago de Guayaquil, La nueva Macarena y en aquellos años, como hoy, en el Coliseo Cubierto de Deportes, en el que Guillermo Albán, matador de toros, organizó corridas montando en su interior la plaza de toros portátil Vistalegre.

El Libertador Simón Bolívar homenajeado con ocho festejos taurinos

Cuando el libertador venezolano Simón Bolívar, llegó a la ciudad de Guayaquil por primera vez, en homenaje a este hecho, la ciudad organizó ocho festejos taurinos improvisando una plaza cuadrada, en lo que ahora es la iglesia de Santo Domingo.

Festival Taurino Benéfico por el terremoto de Ambato

El Generalísimo Francisco Franco y Bahamonde, Jefe de estado de España, donó un encierro completo de toros españoles, para que sean lidiados en un festival taurino en la ciudad de Guayaquil, en beneficio de las víctimas y damnificados del terremoto de Ambato.

En esa tarde estuvieron el cartel los matadores de toros españoles Luis Miguel Dominguín, su hermano Pepe Dominguín y el diestro Félix Rodríguez, no se lidiaron todos los toros y varios de ellos sirvieron para enriquecer la cabaña brava ecuatoriana.

El diario “El Universo” recoge dos pasajes interesantes de la Fiesta Brava en Guayaquil

Corrida ‘curiosa’

El 15 de octubre de 1936, como lo anunció “El universo”  de esa fecha, en el Teatro Olmedo, a las 21h15, se presentó la revista taurina Seda y Oro,   por la compañía Alegría y Enhart, considerada la obra más grande del teatro lírico en escena. En ese escenario, como parte de la obra, se adecuó una plaza portátil de acero y los artistas lidiaron, picaron y banderillaron un toro bravo.

Torero herido


El 8 de octubre de 1938, este Diario publicó una amplia noticia sobre las heridas que sufrió  el diestro español José Gimán, Rubito de Sevilla, durante la corrida del día 7 en el coso del American Park. Fue atendido de inmediato en la clínica Guayaquil.

Nuestro homenaje a la ciudad de Guayaquil y su tradición taurina, que en la actualidad posee uno de los matadores mas importantes que a dado el país Guillermo Albán, esté sí un guayaquileño de sepa, madera de guerrero. En la actualidad solo queda una plaza de toros fija las afueras de la ciudad,  ubicada en el cantón Durán, esperemos que retorne la actividad taurina a esta ciudad.
Investigación “La fiesta taurina en Guayaquil” de Abel Romeo Castillo, Diario Hoy, Olé Magazine, Diario “El Universo”